Arquitectura All-star


Leo una reflexión interesante de Anatxu Zabalbeascoa en su blog Del tirador a la ciudad (lo recomiendo encarecidamente), sobre los arquitectos estrellas y lo que ella expone como el fin de una época. Ojalá.
Nunca he entendido como la Arquitectura en los últimos años ha podido caer en semejante estado de adoración consumista hacia una cuantas figuras-marca, fenómenos construidos a partir de oportunidades y maniobras políticas y mucho sentido del espectáculo casi siempre innecesario. Esa arquitectura de las estrellas no constituye ni el 1% de la arquitectura que se hace en el mundo hoy en día, pero su capacidad de influencia sobre el resto de los arquitectos y la opinión pública en general es inmensa; su publicitación desmesurada, su publicación en revistas de moda y tendencias, ha hecho un daño irreparable a la concepción generalista de la Arquitectura.
Todo iría de otro modo si centráramos la atención en arquitecturas más humildes, certeras y efectivas, en la gran cantidad de profesionales que hay dispuestos a trabajar con honestidad hacia la disciplina y en los más que estimables resultados que obtienen. Propongo, para empezar a tirar del hilo, volver la vista a la generación española de los 50, 60 y 70 del siglo pasado y a su actitud vital y apasionada, ajena a las poses y con un respeto casi reverencial por la Arquitectura, su pasado y su contemporaneidad.

3 comentarios:

JJ dijo...

Aunque comparta mucho de lo que dices, siento que sea la voluble Anatxu la que te haya incitado a escribir estas líneas cuando sé que piensas así desde hace mucho. Ella, junto a su mentor Fdez. Galiano, no se cansaban hasta hace poco de mostrarnos su fascinación por el universo de estrellas. Listos como son han cambiado de rumbo y ahora, ella y él, se han convertido en apóstoles de la contención y la mesura; ellos que nos dijeron que sólo existían Rótterdam y Basilea, que nos incitaron a fijarnos en los cazabombarderos para plegar nuestros edificios, ellos que han hecho portadas a golpe de titular de periódico y que se estrujan el cerebro por categorizar y etiquetar desde los dominicales. En fin, ellos que viven de eso.

jmrc dijo...

Pues la verdad es que tienes toda la razón. No me había dado cuenta de su cambio de orientación, ella y él, pero es totalmente cierto. De todos modos, con los tiempos que corren, no les quedaba otra opción que cambiar el rumbo. Pero, mirando a los tiempos de la locura inmobiliaria y estrellada, fueron los abanderados de una tendencia periodística que ha traido muchos problemas a nuestra influenciable profesión. Un abrazo.

Dama dijo...

Desde mi perspectiva completamente ignorante, no puedo opinar lo que quisiera, sólo veo que en los 7o se hicieron verdaderas atrocidades arquitectónicas, y no sólo en Sevilla.