El claustro y el cubo

He estado en Madrid y he aprovechado para ver la ampliación del Museo del Prado, agitada obra cómo sabéis de Rafael Moneo. Desde luego, el tormentoso proceso de proyecto y obra, con variados agentes públicos y privados presionando en diferentes direcciones, con las asociaciones conservacionistas y de vecinos tratando de influir,...etc, se deja notar en el resultado. Es cómo si se hubiera quedado a medio camino del objetivo inicial, obligándose a emplear un lenguaje a ratos extraño y a ratos incómodo. De todos modos, me gustaron mucho las salas de exposiciones temporales y las puertas-escultura de Cristina Iglesias. Y me parece una gran iniciativa la de organizar visitas al edificio vacío, un lujo disfrutar así de los nuevos espacios del Prado.


Pincha y aumenta las imágenes

1 comentario:

Juanjo López de la Cruz dijo...

Dicen que a los arquitectos hay que juzgarlos por sus buenas obras por lo que no diré nada de la ampliación de Moneo. Me interesa Cristina Iglesias y sus libretas de trabajo llenas de dibujos y collages. Por seguir con historias cruzadas, además de ella estaría bien recordar a Juan Muñoz, su marido ya fallecido, genial a mi modo de ver. Para los que no lo conozcáis dos ejemplos: su "Double Bind" en la Tate Modern, sé que compartimos debilidad por este edificio, instalación que llevó a cabo en la famosa sala de turbinas en 2001 y su pequeña instalación en la temporal del MOMA "Comic abstraction", actualmente expuesta y con una gran capacidad de evocación del universo infantil y del comic. Divertidísima.

Juanjo López de la Cruz