Guardería pública en Bujalance (Córdoba)

Primer premio en concurso de ideas convocado por la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía (2002)

Con Carola Antón García, Leticia Gañán Calvo, José T. Jiménez Rodríguez, y Carolina Prieto de la Viesca, Arquitectos

Javier Perales Martínez, Arquitecto Técnico







El proyecto se idea desde la comprensión que sus futuros usuarios tendrán de él, es decir, desde la percepción que los niños tendrán del espacio en el que van a pasar gran parte del día y en el que desarrollarán actividades muy diferentes: jugar, aprender, comer, dormir... De este modo, la escala y el diseño del edificio se adaptan a sus futuros ocupantes y se les ofrecen espacios sorprendentes e interesantes para ellos. Al mismo tiempo, se resuelve funcionalmente el programa de una manera racional y se piensa también en cómo los educadores y profesores controlarán los espacios y desarrollarán su labor educativa en unas condiciones óptimas.






El plano del suelo es el plano en el que el niño va a desarrollar la mayoría de sus actividades y el punto de vista desde el que percibe lo que ocurre a su alrededor. Con este punto de partida, la diferencia de cota que el edificio debe asumir, se convierte en elemento vertebrador del proyecto, al dar lugar a una calle-corredor en pendiente que va distribuyendo a los alumnos por las diferentes aulas del centro en un recorrido lúdico, pero controlado y ordenado a la vez. La pendiente existente actualmente en el solar se respeta en su mayoría, pero se domina artificialmente, produciendo una sucesión de planos horizontales donde el edificio se desarrollará conectados por una serie de planos inclinados. De este modo, el plano del suelo se convierte en el generador de los volúmenes y los espacios.